¿Qué visitar si vas a Bruselas?

¿Qué visitar si vas a Bruselas?

Por: Brando

Parte del encanto de Bruselas es la armonía en la que conviven sus contrastes. Hay dos barrios en el sur de la ciudad, vecinos pero con una atmósfera tan distinta que la distancia entre ambos parece de kilómetros en lugar de metros. Sablon es el “chic”. Hay galerías de arte, maestros chocolateros, restaurantes de autor. Los fines de semana funciona el mercado de anticuarios en su plaza principal.

Al caer la tarde, los bares de alrededor sacan mesas altas a las veredas y se puede beber -y picar- algo de parado. Marolles es el hermano “popular”. Los nombres de las calles cuentan quiénes fueron sus fundadores: los orfebres, los floristas, los carpinteros. El mercado de acá es el de las pulgas. En estas veredas vemos más bruxelloises que turistas comiendo el plato típico: mejillones con papas fritas y cerveza, claro: nunca menos de dos o tres por persona.

sablon.org

lesmarolles.be

 

Con más de 40 metros cuadrados de parque por habitante, Bruselas es la capital más verde de Europa. Apenas “está lindo el día” (cualquier cosa que no sea llover a cántaros es “lindo día”), todo el mundo sale a correr, andar en bici, hacer picnics. Uno de los oasis más grandes es el Bosque de la Cambre. En 124 hectáreas hay de todo: conciertos al aire libre, eventos deportivos, juegos para chicos. Este bosque tiene hasta un lago artificial con su propia isla en el medio: la Isla Robinson, a la que se llega en unos barquitos que van y vienen durante todo el día. Creado en 1862, la Cambre está inspirado en los parques ingleses del siglo XVIII y los belgas dicen que en este parque, como en Feliz domingo para la juventud, “renace la esperanza”. ¿Será porque hay actividades para entretenerse en cualquier momento del año?

bruxelles.be/parcs-et-jardins

 

CAPITALES

Lo es de Bélgica y de la Unión Europea, pero a Bruselas, el título que más la enorgullece es el de “Capital de la Historieta”. Tintín, los Pitufos, Lucky Luke: todos estos belgas tienen su lugar de honor en el Centro Belga del Cómic, que está en un edificio de estilo art nouveau diseñado por el arquitecto más famoso del país, Víctor Horta. Hay una colección de más de 6.000 obras originales, una sección que muestra el proceso de creación de las historietas, exhibiciones permanentes y temporales y talleres para los que quieran intentarlo. Como el hijo más querido de esta ciudad es Tintín, por supuesto tiene su propia boutique y todo un circuito de murales que, aunque incluye otros personajes célebres, está marcadamente protagonizado por él. Puede descargarse la guía que señala donde están, o jugar a descubrirlos inesperadamente a la vuelta de cualquier esquina.

cbbd.be

boutique.tintin.com