El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

Por: Clarín

Junto con la comunidad de viajeros de TripAdvisor, el Suplemento Viajes elaboró un listado de consejos para que tu equipaje de mano sea más práctico y tu valija algo más liviana, aprovechando mejor los espacios.

Además, incluimos algunos tips para que tengas en cuenta antes de viajar al exterior (muchos valen también para los vuelos de cabotaje y el resto de los medios de transporte) y en la lista no nos olvidamos de aquellos objetos que durante un viaje nos ayudan a ahorrar tiempo, dinero y preocupaciones.

Equipaje de mano

¿Mochila o “carry on”? Los dos, ¿por qué no? Además de llevar una mochila o una cartera con documentos, llaves, celular y nuestros objetos personales (se pueden guardar debajo del asiento del avión), resulta muy útil sumar un “carry on” (bolso con ruedas), que cumpla con las medidas permitidas para volar en la cabina.

Nuestra espalda lo agradecerá cuando lleguen las colas en Migraciones, los controles de scanner y las largas distancias que hay que recorrer en los aeropuertos. En el “carry on” podemos guardar la laptop, la tableta, libros, una muda de ropa, una guía turística de bolsillo y todo lo que sea más pesado y no necesitemos de forma más urgente en el aeropuerto y/o durante el vuelo.

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

El “carry on” es un gran invento para recorrer largas distancias en los aeropuertos y en las colas de Migraciones y controles.

Bolsas Ziploc. ¿Por qué? Porque son resistentes, tienen cierre hermético y son las que exigen las normas en los aeropuertos y aerolíneas que permiten llevar frascos con líquidos y pomos con cremas de hasta 100 ml. Si querés lavarte los dientes en el vuelo o en el aeropuerto, la pasta dental también tiene que ser chica.

Si llevaste una botella de agua, tomala antes de pasar los controles. Y los artículos de tocador (champú, acondicionador, desodorante, protector solar, cremas para el cuerpo o la cara, base de maquillaje, perfumes) guardalos en bolsas para evitar derrames que manchen la ropa y despachá todo en la valija.

 

15 gadgets para el viajero frecuente

Remedios. No hay problemas con los comprimidos ni con los líquidos en envases pequeños (por ejemplo, gotas para los ojos). Pero acordate de guardar estos últimos en la bolsa Ziploc.

Es importante que lleves los remedios más importantes en el bolso de mano y una cantidad que te sirva para unos días. Te vas a ahorrar muchos dolores de cabeza, literalmente, si se llega a demorar el vuelo o si lo suspenden por cuestiones climáticas, si hay una huelga de personal o si la valija es despachada por error en otro avión.

Una muda de ropa. Por el mismo motivo (demoras o pérdidas de maletas, algo que no es súper frecuente, pero que alguna vez ocurre y lleva unos días recuperarlas), si tenés una muda de ropa en el bolso de mano te vas a sentir más tranquilo.

Además, si el viaje tiene varias escalas y los vuelos son largos, cambiarte la remera en el baño del avión o en algún aeropuerto puede ser un gran alivio. Un par de medias extra, una remera o blusa, y la ropa interior no ocupan casi nada de lugar.

 

Valija rígida o flexible, ¿cuál es mejor?

Ojo con el frío. En algunos aviones hace frío. Los ansiosos que van en ojotas porque el destino final es Brasil (ese calzado no es recomendable porque uno se puede lastimar un pie o caerse con más facilidad) van a necesitar un abrigo durante el viaje.

Cuando el vuelo es largo, siempre hay una frazada y una almohada sobre el asiento. Sin embargo, a veces viajamos a un destino lejano pero tomamos varios vuelos cortos en los que no nos entregan la frazadita y nos morimos de frío. Un par de medias, una campera y una pashmina, chalina o bufanda nos salvan de empezar las vacaciones -o el viaje de trabajo- enfermos.

Almohada cervical, antifaz y tapones. Para dormir en el avión y evitar despertarnos con contracturas, lo mejor es usar una almohada cervical porque la cabeza se suele caer hacia los costados. Hay cuellos que se atan a la mochila o al “carry on” y otros que son inflables y ocupan menos espacio. Cada uno sabrá lo que le resulta más cómodo.

Si es de día, las luces del avión están encendidas o nos molestan las pantallas de entretenimiento de los pasajeros vecinos, un antifaz puede ayudar a conciliar el sueño. Lo mismo ocurre con los tapones, para aislarse un poco de las conversaciones y llantos de los niños.

 

¿Te animás a meter todo esto en tu valija?

Baterías externas y enchufes. En los aeropuertos hay puntos de carga de los celulares y en algunos aviones hay puertos USB y enchufes para laptops y teléfonos. Los viajeros que vuelan en Business tienen enchufes asegurados en los salones VIP y los asientos. En todos los casos, lo importante es llevar en el equipaje de mano el enchufe y el cable del smartphone.

Las baterías externas recargables pueden salvarnos cuando no tenemos tiempo para cargar el celular. Por ejemplo, si tomamos un vuelo corto, el asiento no tiene enchufe y la espera para la conexión sólo dura unos minutos.

Una vez que llegamos al destino, la batería externa se carga de noche y se lleva de día para estirar “la vida” del celular. No ocupan espacio y son livianas. Como usamos mucho el smartphone para filmar, sacar fotos e interactuar en las redes sociales, además de recurrir a menudo a las Apps (mapas, clima, etc.), la batería se consume rápido. Cuando pensás que no vas a poder fotografiar el mejor ocaso del viaje, la batería externa te salva.

Chicles y pastillas. Como se nos van a tapar los oídos durante el despegue y el aterrizaje, ambos son buenos momentos para comer pastillas y masticar chicles, que nos permitirán tragar más saliva.

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

Aprovechar y compartir el espacio en las valijas para viajar más livianos.

La valija

Bolsas. Por una cuestión higiénica y de organización, los zapatos y zapatillas conviene llevarlos en bolsas. Pueden guardarse por separado y colocarse en los huecos de la valija, así ocupan menos lugar.

Compartimentos. Si el viaje es largo y vas a visitar varias ciudades, creá compartimentos dentro de la maleta: te van a ayudar a encontrar más rápido la ropa y los objetos útiles para cada lugar y vas a mantener todo más ordenado.

Resulta muy práctico separar los productos de tocador de la ropa para dormir y de aquello que necesites en ocasiones puntuales. Por ejemplo, si el viaje incluye ciudades y playa, separar bien la lona, las zapatillas de agua, el equipo de snorkel y el sombrero, o lo que a cada uno se le ocurra llevar.

Objetos cortantes. Tijeras, alicates, cuchillos, destapadores, navajas, afeitadoras… La valija es el lugar indicado para llevarlos, nunca el equipaje de mano.

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

Las valijas con cuatro ruedas demandan menos esfuerzo que las de dos, que hay que arrastrarlas.

Aprovechar el espacio. Enrollar la ropa en lugar de doblarla te ayuda a ahorrar espacio en la maleta. Hay quienes guardan las medias y la ropa interior adentro de los zapatos para ganar más lugar aún.

Compartir el espacio. Si viajás en pareja, familia o con un amigo de confianza, podés repartir el peso entre las valijas. No es justo que uno lleve la totalidad de los productos de tocador (en general, son pesados) que van a usar todos.

Pensar la ropa en “noches de hotel”. Siempre llevás ropa de más “por si refresca” o “por si voy a una cena elegante”. Para viajar más livianos y cómodos hay que pensar en noches de hotel.

¿Cuántas noches te vas a quedar? ¿Siete? Bueno, entonces no tiene sentido llevar cuatro pantalones, tres polleras y cinco vestidos. Además, siempre te comprás algo. Al pensar de esta forma, automáticamente vas dejar un tercio -como mínimo- de lo que estabas por llevar.

Otros tips y objetos “salvadores”

Fotocopias del pasaporte. Sacarle fotocopias al pasaporte y a la visa (si el país al que vas así lo requiere, como Estados Unidos) te va a resultar muy útil una vez que llegues al destino.

Para ganar en tranquilidad y seguridad, conviene guardar el pasaporte en la caja fuerte del hotel o en la valija y cerrarla con candado, y salir a pasear con las fotocopias.

Si en algún negocio te piden un documento de identidad cuando pagás con tarjeta de débito o crédito, podés mostrarles el DNI argentino (en esos casos, lo prefieren antes que una copia en papel). Si llegás a perder el pasaporte o a sufrir un robo, las fotocopias también serán útiles para iniciar los trámites consulares. Para reforzar, también suma si fotografiás tus documentos con el teléfono y guardás la foto.

 

Apps: el clima del mundo en el celular

Respaldo de la asistencia al viajero. Lo más probable -y recomendable- es que hayas contratado asistencia al viajero. También conviene sacarle fotocopias y fotos para tener a mano los datos o por si se te pierde la tarjeta.

Ropa cómoda. Es muy personal, pero al viajar cómodos se suele empezar el viaje con el pie derecho. Los tacos altos y las botas ajustadas (es bueno recordar que los pies pueden hincharse en el avión), así como las ojotas, los shorts y los vestidos cortos no suelen ser una buena idea para volar.

Inclusive, si el jean es bastante apretado conviene reemplazarlo por un pantalón de una tela más flexible para usar durante el vuelo.

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

Adaptador de enchufe universal.

Adaptador eléctrico. No es necesario tener el adaptador más caro que venden en los aeropuertos. En todas las ferreterías se consiguen adaptadores muy buenos (los mejores tienen patas móviles) que ofrecen la posibilidad de enchufar distintos tipos de dispositivos.

Lo mejor es averiguar cómo son los enchufes del país al que vas. En gran parte del continente americano y en algunos países europeos se usan dos patas redondas, en Estados Unidos se necesitan dos patas chatas y paralelas, y en Inglaterra las patas rectangulares forman un triángulo extraño.

Candado extra. Algunas veces, en los aeropuertos abren las valijas para inspección (en ese caso, dejan un aviso en el interior). Otras, lamentablemente, se sufren hechos delictivos. No es lo más frecuente, pero siempre es útil -además de ser muy chico y liviano- contar con un candado extra.

También lo podés llegar a usar para asegurar el equipaje de mano cuando hacés el check out temprano y dejás todas tus cosas en la recepción del hotel por unas horas hasta que llega el momento de partir al aeropuerto.

El manual del equipaje perfecto: lo que siempre hay que llevar

Zapatilla para todos los formatos.

Zapatilla multi formato. Hay que tener en cuenta que en algunos hoteles hay uno o dos enchufes solamente en todo el cuarto. ¿Y cuántos adaptadores tenés? Por lo tanto, la mejor solución es llevar una zapatilla multi formato para cargar varios dispositivos a la vez. Las que se venden en las ferreterías sirven para toda clase de enchufes y tienen una tecla de encendido. Como en casa.