Atenas al aire libre: vida callejera en la capital griega

Atenas al aire libre: vida callejera en la capital griega

Por Lonely Planet

La vida en Atenas transcurre en la calle y la mejor manera de conocer bien la ciudad es sumarse a su embriagadora combinación de locura y joie de vivreDesde parques y jardines hasta cines al aire libre y bares de azotea, estas son algunas de las mejores experiencias que ofrece la capital griega.

1. Empezar con un paseo por Atenas

Una de las avenidas más largas y probablemente más bonitas de Europa es el paseo antiguo de 3 km que rodea el centro histórico de la ciudad. Lugareños y turistas por igual disfrutan dando una volta (vuelta) al atardecer por este paseo patrimonial que incluye el templo de Zeus Olímpico, la imponente Acrópolis y el Ágora de Atenas.

También es una ruta que alberga mucha modernidad, con exposiciones al aire libre, ferias de libros, músicos y vendedores callejeros que aportan un aire festivo al paseo.

2. Una pausa para un café o dos

Las zonas donde se concentran los cafés al aire libre, Koukaki y Thisio, están bien situadas: una en cada extremo del paseo adoquinado, así que solo hay que elegir cualquier mesa en uno de los animados cafés, el que más apetezca, y –si uno quiere sentirse como un auténtico ateniense– pedir un café helado (freddo), disponible en un sinfín de variedades.

 

La terraza privilegida del Dioskouri es ideal para tomarse un café, Atenas, Grecia © www.dioskouriathens.gr

La terraza privilegida del Dioskouri es ideal para tomarse un café, Atenas, Grecia © www.dioskouriathens.gr

 

Que nadie tenga prisa: los lugareños son capaces de pasar horas y horas disfrutando de su café y contemplando el mundo. Dioskouri, en Monastiraki, tiene una ubicación muy estratégica para ver a la gente pasar.

3. Visitar el nuevo tesoro de Atenas

El Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos alberga la Ópera Nacional y la Biblioteca Nacional en un magnífico recinto diseñado por Renzo Piano.

El extenso parque que lo rodea fue, en su momento, una esperadísima aportación a la vida al aire libre de los atenienses; y es que solo en el 2018 recibió 5,3 millones de visitantes. Sus olivares y enormes plátanos, además de cientos de hectáreas de plantas y flores autóctonas, combinados con la brisa marina procedente del otro lado de la calle y los eventos culturales gratuitos diarios, lo convierten en el refugio urbano perfecto durante unas horas o durante un día entero. Existe un servicio de lanzadera desde la plaza Syntagma y la estación de metro Sygrou-Fix.

 

 

4. Darse un respiro en una zona verde

Atenas no es una de las ciudades más verdes del mundo, pero los atenienses saben aprovechar bien los parques y zonas verdes de la ciudad.

 

Los céntricos Jardines Nacionales de Atenas fueron diseñados por la reina Amalia, Atenas, Grecia © Georgios Stergiopoulos / Shutterstock

Los céntricos Jardines Nacionales de Atenas fueron diseñados por la reina Amalia, Atenas, Grecia © Georgios Stergiopoulos / Shutterstock

 

Los Jardines Nacionales (los antiguos jardines reales diseñados por la reina Amalia, en pleno corazón de la ciudad), el monte Licabeto (cuya cima ofrece fantásticas vistas panorámicas de la ciudad y la cuenca del Ática) y el Filopapos (un pinar con algunos de los mejores enclaves desde donde retratar la Acrópolis) son todos lugares muy céntricos; y si hace buen tiempo se llenan de gente en cualquier momento del año.

5. Ir de restaurantes como los atenienses

Salir a comer en Atenas suele ser una experiencia alborotada, interminable y muy comunitaria. Hay restaurantes por todas partes, con las mesas invadiendo las calles. Plaka está lleno de establecimientos turísticos con mesas al aire libre, pero la comida no suele ser nada del otro mundo. Las mejores tabernas y las más auténticas para cenar bajo las estrellas están en los barrios de Petralona, Exarchia y Metaxourgio.

 

Mesas al aire libre en Plaka, Atenas, Grecia © KOSTAS TSEK / Shutterstock

Mesas al aire libre en Plaka, Atenas, Grecia © KOSTAS TSEK / Shutterstock

 

Oikonomou es toda una institución dedicada a la cocina griega sencilla de toda la vida, y Ama Lachei sirve platos absolutamente deliciosos acompañados de una variedad de vinos de la casa de calidad y nada caros en el mejor jardín gastronómico que hay en Atenas. El popular Seychelles es sencillamente excelente.

6. Vivir la cultura al aire libre

Con la llegada de la primavera, la vida cultural de la ciudad toma las calles y los teatros y auditorios al aire libre. El Festival de Atenas es el evento cultural anual más prestigioso y engloba todas las artes, con especial énfasis en el teatro, la danza y la música. Suele celebrarse en varios escenarios al aire libre repartidos por toda la ciudad.

 

El Odeón de Herodes Ático es un escenario imponente para los conciertos, Atenas, Grecia © slaventiy / Shutterstock

El Odeón de Herodes Ático es un escenario imponente para los conciertos, Atenas, Grecia © slaventiy / Shutterstock

 

Su escenario principal y la joya de la corona del panorama cultural de la capital es, sin duda, el impresionante Odeón de Herodes Ático, al pie de la Acrópolis; un lugar donde todo el mundo debería ver una representación al menos una vez en la vida.

Terravibe Park es un idílico auditorio situado en un bosque a 37 km de Atenas que acoge a bandas y artistas internacionales de primera línea.

7. Descubrir un sinfín de sitios para ir de copas en Atenas

El ambiente de Atenas se disfruta mejor con sus noches templadas, su energía inagotable y su hedonismo al aire libre. Es buena idea visitar Psyrri, Syntagma y Keramikos para descubrir los locales más nuevos. Durante los meses de verano los bares abren bonitasterrazas en azoteas y jardines, pero suele haber juerga en casi todas las calles.

El café-bar de azotea del hotel A for Athens ofrece las mejores vistas nocturnas del Partenón, mientras que Lotos es un juvenil bar urbano con mucha clientela, la cual socializa en su acera todas las noches hasta altas horas de la madrugada.

8. Disfrutar de la magia del cine bajo las estrellas

De mayo a septiembre se puede disfrutar del cine al aire libre. Hay cines situados en tranquilos jardines, y otros, como el Cine Paris, que gozan de imponentes vistas desde las terrazas de las azoteas. El Cine Thisio, con vista directa de la sagrada Acrópolis, ha sido considerado varias veces como “el mejor cine del mundo” por la prensa internacional.

 

El Cine Thisio de Atenas, al aire libre, está considerado uno de los mejores cines del mundo, Grecia © John A. Rizzo / Getty Images

El Cine Thisio de Atenas, al aire libre, está considerado uno de los mejores cines del mundo, Grecia © John A. Rizzo / Getty Images

 

El Cine Dexameni y los cines Aegli y Riviera también son muy céntricos y merecen que se les dedique una noche. Suele haber dos pases cada noche, uno a las 21.00 y otro a las 23.00.

9. Pasar toda la noche de fiesta

Es buena idea ir hasta la costa desde las animadas calles de Atenas. A lo largo del tramo que va desde el Pireo hasta más allá de Glyfada, también conocido como la Riviera ateniense, hay una buena colección de clubs de playa glamurosos que abren de mayo a septiembre.

Islandis es uno de los locales clásicos. Está un poco alejado, pero merece la pena; uno se siente como si le hubieran teletransportado a las Cícladas y, encima, se codea con la gente de moda de la ciudad.

Para sobrellevar la resaca a la mañana siguiente es buena idea darse un chapuzón en el golfo Sarónico ¡y empezar de nuevo!