2 de marzo, 2016

¡No paren, siga, siga!

¡No paren, siga, siga!

Llegamos a FLORENCIA, capital de la Toscana y cuna del Renacimiento. Recorrimos el centro histórico de la ciudad, sus plazas y los puentes sobre el río Arno.

Seguimos viaje y llegamos hacia PISA, donde conocimos la famosa torre inclinada. Sin perder un segundo del día, continuamos hacia nuestra próxima parada sin dejar de admirar el extraordinario paisaje de la Riviera Italiana. Ahora era el turno de conocer SANTA MARGARITA uno de los más hermosos pueblos costeros Italianos. Allí almorzamos y recorrimos el lugar.

Nuestro próximo destino, quizá el más glamoroso de toda esta aventura, fue la Costa Azul francesa. MONTECARLO nos esperaba presumiendo de su histórico casino. En Niza paramos para descansar y procesar todo lo que habíamos vivido y conocido. La capital de la Costa Azul nos necesitaba frescos y lúcidos para seguir caminando, riendo, comiendo, comprando y soñando en su hermosísima ciudad.